El derecho a la co-creación de Internet

Hace tiempo en el ámbito de la sociedad civil que trabaja en temas de brecha digital y conectividad en zonas excluídas, venimos construyendo sentido sobre lo que llamamos el derecho al acceso. Nos encontramos con cierta asiduidad frente a la disyuntiva de estar peleando por lo mismo que “pelean” los poderes concentrados dentro del ecosistema de Internet: las telefónicas, los grandes proveedores de contenido que cada vez más participan en el sector de infraestructura, agencias de gobiernos centrales u organismos que los agrupan a nivel internacional.

La sociedad civil sin duda tampoco es un “animal” homogéneo; hay organizaciones para las que verse paradas del mismo lado que los actores concentrados no les resulta contradictorio o problemático; pero habemos otras a las que sí nos hace ruido esa situación y buscamos la forma de entender por qué se produce ese fenómeno de asimilación y cómo podemos superarlo.

Reflexionando sobre este problema, se me ocurrió relacionarlo con otro que si bien pertenece a un ámbito diferente, los actores involucrados, de un lado y de otro, tienen similares características. De un lado la concentración, el control, las estrategias verticales “top-down”, del otro la autodeterminación, el trabajo entre pares, la acción de base. El campo es el de la alimentación y la producción de alimentos. Los actores concentrados allí hablan de seguridad alimentaria y abordan el problema desde su perspectiva; el movimiento campesino e indígena por otro lado habla de soberanía alimentaria, entendiendo que hay una dimensión de empoderamiento que es fundamental reconocer. No se está peleando por el derecho a comer, se está peleando por el derecho a la auto-determinación en materia alimentaria.

El derecho a comer es equivalente al derecho al acceso y constituye la perspectiva del poder hacia los desposeídos. El derecho a la soberanía alimentaria no tiene corelación en el ámbito de las telecomunicaciones y por eso caemos permanentemente en la trampa de utilizar los mismos términos de entes que no representan nuestros intereses sino muchas veces el interés opuesto.

El uso del término acceso para identificar este derecho, no es tampoco casual. El acceso implica una perspectiva determinada, la del usuario que accede a un servicio o contenido que no produce, no le pertenece y lo hace en una relación de consumo. Le damos de comer, le damos acceso.

Pero existe otra perspectiva: la de construir desde la base las infraestructuras y tecnologías que el pueblo necesita para satisfacer sus necesidades de estar comunicados, de intercambiar cultura, de conectarse sin ser controlados. El derecho de acceso a Internet se transforma entonces en otra cosa, en el derecho a la co-creación de Internet.

Las comunidades desde esta perspectiva no se constituyen como consumidores desatendidos por el mercado sino como ciudadanos empoderados y como actores culturales que manifiestan una porción de Internet, capaz de alojar sus contenidos y sus servicios, de resolver eficientemente la comunicación local y de hacer llegar su cultura al mundo, tanto como de permitirles acceder a la red global, en igualdad de condiciones, como pares.

Internet es, como la cultura, el cuerpo o la tierra, un territorio en disputa; pero no es un territorio cualquiera, es un fenómeno multidimensional. Podemos entender que hay una dimensión física (la infraestructura), una dimensión lógica (protocolos, estándares, software) y una dimensión cultural (contenidos, mensaje). Lo importante para quienes pretendemos intervenir en esta disputa es comprender que en los tres planos existen estrategias, prácticas y tecnologías que habilitan o inhabilitan ciertos usos, libertades y capacidades.

The right to co-create the Internet

The right to co-create the Internet is proposed as a step forward in the discussion on access, connecting the unconnected and net neutrality. The concept shifts the focus from users as consumers to users as citizens of the digital territory.

For many years grassroots organizations have used the same terms as the most powerful actors in the private and state sectors of the Internet ecosystem to refer to the expansion of Internet connectivity. The term in the center of the discussion is “access”. All sectors advocate for more access, to extend access, to provide access.
At AlterMundi, we have always felt uneasy sharing terms with corporations that have a clearly opposing view of what we are trying to achieve with Internet universality.

We all know that the Internet can be a tool for freedom, diversity of voices and self-determination, but it can also – and it’s abruptly becoming – a tool for control, surveillance and the expansion of a global mono-culture. Those who fight for the former should not share perspective with the entities creating the latter.

From this need to find new, more precise terms, the right to co-create the Internet was born.

The difference in perspective is of the same nature as the distinction between food security and food sovereignty. You may find Bayer/Monsanto advocating for food security ; their business is “to feed the world”; but you won’t find them defending food sovereignty . The decolonization and sustainable self-determination principles embodied in the food sovereignty movement are incompatible with the view of concentrated power in the Agro/Food industry just as much as the liberating characteristics of Internet co-creation are to the Internet “powers that be”.

There are some very specific characteristics of the access model that are problematic from an Internet co-creation perspective:

1) asymmetric bandwidth

Big ISP offerings usually provide a connection which has a much higher download than upload bandwidth. This directly limits the possibility of users to share content and services directly from their end. Imagine you have a community radio and you want to stream your content directly; there’s a high chance your upstream bandwidth will be so low that your stream will be saturated after a very small number of listeners connect. Same goes for sharing P2P content, public domain digital books, local video streaming, and even your own website, which you could host in a $50 server at home.

2) dynamic public IP assignment

A second hindrance comes from the fact that your ISP will usually assign you a dynamic IP address which changes over time. Consider this real-life analogy: you want to put a shop, but your street name and number keep changing over time; how would you get people to find your shop?! The availability of IPv6 should solve this problem, but providers are still assigning dynamic ranges.

3) commercial and surveillance routing vs optimal routing

Depending on who’s your provider and their transit agreements at any given time, when you send data from one device to another on the Internet, it may go through a short, logical route to it’s destination, or it may travel around the world for no apparent reason. The decision has little to do with efficiency in terms of use of resources but of commercial advantage and the possibility to establish central surveillance points. This model hinders peer to peer and locally hosted services.

4) the network ends at the client’s home

The Internet is based on standards which allow us to very easily extend it’s reach on our own. If you live in a low income neighborhood, you could build a small local network to extend the Internet connectivity from a neighbor’s house to the rest, but this is usually against the contract you sign with your ISP.

Now… why is this model adopted by providers both big and small? It’s clear that big providers have a business model where they can sell you “access” bandwidth at your home and office while they will also sell you hosting and “cloud services” in their datacenters. They are essentially selling the bandwidth twice, which is good business. Your dynamic IP is part of the same deal. You cannot put a shop on your own neighborhood, you’ll have to rent space in the Mall (their datacenter), where you will be provided with the appropiate resources.

But why do medium and small ISPs reproduce this same logic? They don’t have a hosting business, they don’t own the “Mall” and on top of that, when they sell you a service which is limited for you to host your own content and services, they are giving away network value. Every network’s value is determined by the relative transit equation it has with it’s neighbors. If your network holds no content and services, then it has zero value and you will have a really hard time negotiating peering agreements with the big ones. Why then do small ISPs shoot their feet? Maybe they just haven’t stopped to think about it critically.

Apart from the standard broadband business model, there are a number of Access initiatives that move even further away from enabling the co-creation of the Internet. State plans to provide access in public places, mobile networks that artificially limit their service to some company’s offerings (Whatsapp only, or Facebook only, etc.) and whose technology is by design limited to provide low upstream bandwidth.

Can we truly say that we have expanded the reach of the Internet to places where all we have is mobile services and public place access?

Are we not just “feeding some Internet” to the unconnected much as some food security initiatives feed OGM soy to children?

We can do better if we shift the paradigm. We truly can co-create the Internet.

AlterMundi ya es un Sistema Autónomo

Esta noticia es doblemente buena para las experiencias de redes comunitarias de nuestro continente. Por un lado, entendemos que es la primera vez que un conjunto de redes comunitarias, agrupadas bajo una personería jurídica sin fin de lucro, recibe sus propios recursos IPv4, IPv6 y ASN. Por otro, se ha sentado un precedente en LACNIC, que por resolución de su directorio “acuerda exonerarlos (a AlterMundi) por el 100% el primer año”, con posibilidad de renovar estas condiciones anualmente en base a la buena utilización que se haga de los recursos.

Agradecemos especialmente a Anthony Harris, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Internet (CABASE), por su gestión para visibilizar nuestro caso en LACNIC. También a Oscar Robles Garay, Director Ejecutivo de LACNIC por seguir nuestra solicitud y alcanzar la propuesta al directorio para su tratamiento.

Esperamos que en los próximos meses AFTIC resuelva sobre nuestra solicitud para obtener el permiso de prestador sin fin de lucro, lo que completaría un camino de años en la senda del reconocimiento oficial a las redes comunitarias.

Bienvenido el peering libre con todas las redes que deseen establecerlo con nosotras!

Se ensancha el backbone

Gracias al aporte recibido a partir del proyecto de profundización presentado para los premios FRIDA 2015 y otros recursos locales hemos conseguido ampliar considerablemente la capacidad de la red troncal que comunica las redes comunitarias de los valles de Paravachasca y Traslasierra con la Universidad Nacional de Córdoba.

Antes de esta intervención, la capacidad real del enlace con la UNC rondaba los 30Mbps. Considerando que en horarios pico las redes estaban consumiendo alrededor de 20Mbps, probablemente habríamos terminado el año con saturación en este tramo crítico de infraestructura que interconecta a las redes comunitarias de numerosos pueblos de la región.

Luego de la instalación del nuevo equipamiento, hemos podido medir una capacidad real de 100Mbps. Teniendo en cuenta que los media converters que se utilizan dentro de la Universidad son fast ethernet (100Mbps), estimamos que al cambiarlos la capacidad total desde nuestro servidor hasta las redes comunitarias podrá ser aún mayor. La estimación de capacidad del software provisto por los equipos es de 230Mbps simétricos. Veremos si se verifica una vez reemplazados los media converters en la Universidad. Por lo pronto esta mejora del 300% en la capacidad ya brinda holgado espacio de crecimiento en el corto y mediano plazo.

La segunda etapa de implementación de este plan mejora el tramo que conecta Ciudad de América con la Pampa de Achala y permite no sólo conectar con mayor capacidad las redes del valle de Traslasierra sino también la zona digitalmente excluida de los alrededores de la escuela Ceferino Namuncurá, a casi 2300m de altura.

En combinación, esta mejora en la red troncal y el aprovechamiento del ancho de banda ocioso, durante el horario (nocturno) de bajo tráfico en la UNC, permitirán a las redes comunitarias de la región seguir creciendo e incluyendo vecinas y vecinos a la vida digital a partir de su propio esfuerzo y capacidad de organización.

Ganamos los Premios Frida 2015!

La participación de gente de lugares tan remotos como Eslovenia y Grecia en la difusión permitió que el video de presentación que hicimos para este evento estuviera traducido a nueve idiomas en pocos días.

En esos días se publicaron o transmitieron notas en El Plan C, Ni a Palos, la TvPública y todavía sigue habiendo repercusión en medios.

El movimiento generado por FRIDA 2015 también significó que se activaran otras relaciones e iniciativas, que seguirán dando frutos en el futuro.

Gracias!!

Ya les iremos contando por este Blog, como avanza la ejecución de los planes relacionados al premio.

Las cumbres no son tan altas!

Una casualidad nos hizo encontrar que en la Pampa de Achala, muy cerca del punto que tiene vista directa hacia Nono y hacia el lago de Los Molinos, hay una escuela de montaña: la Ceferino Namuncurá. Nuestros amigos de NonoLibre se dedicaron entonces a gestionar la posibilidad de poner allí arriba una pequeña torre, con sus equipos de comunicación y sistema de energía solar, para lograr el salto que uniera los valles.

En el día de ayer, con una jornada que comenzó a las 7AM y terminó a la 1AM del día siguiente, dimos el primer paso concreto para materializar este sueño. Dejamos instalada la torre y sistema de energía y los equipos colocados. Sólo resta completar la orientación del otro extremo del enlace y decidir dónde bajaremos la señal en NonoLibre.

De la partida, fuimos cinco del lado de AlterMundi y nueve de NonoLibre. Los recursos que se consiguieron movilizar colectivamente fueron impresionantes: la herrería, tramo de torre, soportes, gabinetes, routers, antenas, herramientas, vehículos, generador y hasta la comida provista por la escuela!, todo organizado, aportado y gestionado por un conjunto de personas sin ninguna motivación de lucro.

Nos felicitamos a todos los participantes de esta aventura. En breve concretaremos los pasos restantes para dejar este canal de comunicación funcionando con todo su potencial.

Jornadas como la de ayer son las que dan un sentido profundo al concepto de la “libertad construida desde la colaboración entre pares”.

Este artículo se acompaña de un foto-relato.

Avanza LaBolsaLibre

Nos satisface ver que en sus conversaciones contemplan continuamente la red digital sin perder de vista la red humana, sus interacciones, imaginando cómo se van a manejar para crear y mantener la red.

Las juntadas muestran inequívocamente que es una red que va a dar sus frutos y realmente acercará a las familias a una solución que simplifique su vida. Quienes asisten son en su mayoría familias que van con sus hijos e hijas, quedando una o dos personas al cuidado del conjunto infantil, y el resto definiendo los pasos a seguir. La gente es cálida, se habla con respeto, hay cerca de cuatro equipos de mate y variedad de bocaditos dulces, comprados y caseros. Es un grupo hermoso con el que nos enorgullece trabajar.

Ya han encontrado presupuestos, han confirmado la fecha del taller inicial y eligieron iniciar de una manera más bien orgánica, con menos de diez casas interconectadas, para crecer a medida que superan los desafíos que, no les cabe duda, se les presentarán y resolverán.

Les enviamos nuestras felicitaciones y esperamos que continúen este proyecto colectivo con la misma alegría y compromiso iniciales, llenando de sonrisas sus encuentros como sucede hasta ahora.

Argentina Digital: fomento a las Redes Comunitarias

Entre otros cambios, mejoró la definición de neutralidad, adoptando el trabajo previo de la comisión en esta materia; se amplió el Artículo 2 (Finalidad) declarando la importancia de garantizar las economías regionales y los actores locales, ya sean individuales o colectivos; la inviolabilidad de las comunicaciones incorporó la prohibición del “registro y análisis” sumados a la interceptación. Otros cambios, demandados por el sector de las cooperativas y PyMES, se centran en reducir o regular asimetrías.

En lo que respecta a la tarea de AlterMundi, como promotor de las Redes Comunitarias en pequeñas poblaciones, en adición al apoyo para el desarrollo local en la Finalidad de la ley, se agregó un punto específico en el Artículo 82:

“fomento y resguardo de las denominadas redes comunitarias, garantizando que las condiciones de su explotación respondan a las necesidades técnicas, económicas y sociales de la comunidad en particular”

La redacción es amplia y deja abierto el tema a que la Autoridad de Aplicación regule sobre esta materia pero creemos que el reconocimiento, por primera vez en la legislación nacional, de las Redes Comunitarias como un actor en el escenario de las comunicaciones, afirmando su valor al proponer su fomento y resguardo, es un avance muy grande respecto de la situación legal confusa en la que estas redes deben operar hasta hoy en nuestro país.

La ley no establece condiciones especiales para estas redes, por lo que se entiende que las Redes Comunitarias deberán solicitar licencia de Servicios de TIC como cualquier otro licenciatario. Desde AlterMundi entendemos esto como una ventaja; en el contexto de fomento y resguardo, es esperable que la asignación de estas licencias no sea dificultosa o costosa para las Redes Comunitarias, mientras que su obtención las pondrá en igualdad de condiciones con el resto de los operadores, permitiéndoles celebrar acuerdos de Intercionexión y participar de forma plena en el sistema de comunicaciones del país. En las regiones del mundo donde las Redes Comunitarias han tenido mayor desarrollo, éstas funcionan como operadores reconocidos, sin distinción respecto al resto. Aquí estaríamos estableciendo un marco en el que estas redes podrán ser licenciatarias pero a su vez se reconoce la importancia de su fomento y resguardo.

Agradecemos a Enrique Chaparro la mención a las Redes Comunitarias durante su presentación en la comisión, como también a Matías Mirabelli del Partido Pirata de Argentina por exponer el tema y facilitarles a los senadores los textos elaborados en conjunto con AlterMundi sobre propuestas de modificación al proyecto de ley y su argumentación.

Desde nuestro espacio continuaremos participando propositivamente hasta ver la ley promulgada.

Como aporte para la continuidad del debate, nos gustaría ver en el capítulo de Definiciones una definición clara de Red Comunitaria. Esta sería nuestra versión:

Red Comunitaria: red de auto-prestación de servicios de comunicación, sin finalidad de lucro y con fines comunitarios. La propiedad y gestión de la red comunitaria es colectiva, siendo su figura legal: mutual, asociación civil, comunidad originaria u otro tipo de entidad sin fin de lucro y de participación democrática. La información sobre el diseño y funcionamiento de la red es abierta y accesible; se permite y fomenta la extensión de la red por parte de los usuarios. La red comunitaria ofrece acuerdos de libre interconexión y libre tránsito a las redes que ofrecen reciprocidad.